También

Diente de ajo


Diente de ajo


¿Alguna vez has pensado que podría haber una farmacia real encerrada en una sola rebanada? Y sin embargo, existe: es el ajo, famoso por el hecho de que logra dar un sabor inconfundible y delicioso a los platos, pero también porque contiene múltiples virtudes. Y luego descubrimos juntos cuáles son los beneficios que se pueden obtener de un simple diente de ajo.
Entre las propiedades curativas del ajo, las más conocidas son sin duda las propiedades antibióticas, antioxidantes y antiparasitarias. La prueba de esto es el hecho de que a menudo se usa en preparaciones estéticas y a base de hierbas, pero también la medicina a base de hierbas ha hecho propia esta bombilla sorprendente. Pero tenga cuidado: ¡el ajo no está exento de contraindicaciones! Sin embargo, sigue siendo un remedio real para nuestro cuerpo y nuestra salud, además de ser definitivamente un elemento indispensable para crear remedios naturales útiles para combatir muchas dolencias pequeñas.

Valores nutricionales


El uso más tradicional del ajo es lo que sucede en la cocina. También recomendado en las dietas más estrictas, contiene solo 41 kilocalorías por cada 100 gramos, es rico en vitaminas (como las vitaminas del grupo A, C, E y B) y contiene hierro, fósforo, calcio y sodio. También es extremadamente rico en potasio (contiene alrededor de 450 miligramos en solo 100 gramos). Obviamente, dados sus altos valores nutricionales, el ajo se recomienda para aquellos que siguen dietas de adelgazamiento: de hecho, parece que favorece la lipólisis o la disolución de las células grasas del cuerpo. Pero no solo: el ajo te hace perder peso también porque estimula el metabolismo y porque tiene fuertes propiedades diuréticas. En promedio, no debe tomar más de 4 gramos de ajo al día, que se pueden tomar a través del bulbo o mediante la ingestión de tabletas o jarabes a base de ajo.

Antibiótico natural



Tras comprobar que el ajo tiene muchas propiedades beneficiosas, subrayamos que hay algunas particularmente conocidas: las capacidades antibacterianas, antioxidantes y antiparasitarias. De hecho, una de sus principales propiedades está relacionada con el hecho de que posee compuestos derivados del azufre formado por la alicina: estos son los tiosulfonatos, a través de los cuales el ajo puede realizar una acción antibacteriana y antiinfecciosa. Es precisamente la acción antibacteriana lo que hace que el ajo sea uno de los antibióticos naturales más efectivos, logrando combatir eficazmente los microorganismos responsables de los resfriados, las influencias y los virus respiratorios.

Propiedades antioxidantes



Al contener grandes cantidades de sulfuros, selenio y vitaminas B, el ajo también puede tener cualidades antioxidantes, útiles para combatir los radicales libres y prevenir tumores. La acción antitumoral del ajo, de hecho, parece deberse a su alto contenido de ajoeno, un compuesto de azufre.

Pesticida



El ajo, gracias al hecho de que contiene compuestos derivados del azufre, también puede presumir de funciones antiparasitarias en relación con algunos parásitos como los helmintos o gusanos presentes sobre todo en los intestinos de los niños. Para ser utilizado como pesticida, el ajo debe consumirse preparando una infusión de esta manera: deje hervir un vaso de leche con dos o tres dientes de ajo adentro, deje la mezcla en remojo durante cinco o diez minutos. La preparación debe tomarse todas las noches antes de irse a dormir y, a medida que comienza a surtir efecto, alternando la noche con la bebida.

Ajo para bienestar y belleza.


Pero parece que el ajo tiene otras propiedades naturales que afectan positivamente el bienestar y la belleza. Por ejemplo, es un excelente potenciador muscular: actúa sobre las reservas de óxido de nitrógeno que hay en el cuerpo, logrando amplificarlas. Y siempre el ajo se atribuye a propiedades altamente afrodisíacas, gracias a su efecto vasodilatador que mejora la circulación sanguínea y promueve el flujo sanguíneo. Es por eso que a menudo se usa como un complemento en el tratamiento de la impotencia. Pero, decíamos, el ajo también se usa en el campo de la cosmética: al contener compuestos derivados del azufre, tiene la propiedad de fortalecer las uñas y el cabello, lo que reduce su caída. También es capaz de combatir las impurezas de la piel, logrando erradicar la caspa, las espinillas, los puntos negros y los forúnculos. Y, la formación de hielo en el pastel, ayuda a prevenir las arrugas: al tomarlo con una cucharadita de miel, puede reducir la concentración de azúcar en la sangre en el cuerpo, una acción que, junto con las propiedades oxidantes naturales que posee el ajo, puede contrarrestar el envejecimiento de la piel. .

Contraindicaciones y efectos secundarios.


Sin embargo, hay algunos casos en los que no se recomienda la ingesta de ajo. Por ejemplo, para personas que sufren de dolor de estómago, gastritis y úlcera péptica o problemas de tiroides. Tampoco se recomienda para quienes padecen alergias, ya que su ingesta puede causar intolerancias de contacto en la epidermis. El ajo tampoco se recomienda durante el embarazo debido a su acción fluidificante en la sangre que puede reducir los tiempos de coagulación. Tampoco se recomienda durante la lactancia, debido al mal sabor que le puede dar a la leche.

Diente de ajo: uso externo de ajo


El ajo tiene muchas propiedades beneficiosas incluso cuando se usa directamente en las áreas a tratar. Por lo tanto, frotar un diente de ajo caliente, sin cáscara y medio abierto, en callos, callos, verrugas y sabañones, puede servir para aliviar significativamente el dolor. También se puede usar como un excelente desinfectante para heridas, debido a sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas: es suficiente para moler algunos dientes, mezclarlo con un poco de vinagre y colocarlo en heridas abiertas o llagas. El ajo utilizado de esta manera ayudará a prevenir infecciones.